English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

CRÍTICA La entrega (The Drop)

Por cortesía de nuestros amigos de SensaCine pudimos acudir el pasado martes al preestreno de esta película. La entrega (The Drop, Michael R. Roskam) comienza con un reflejo en la noche de Brooklyn sobre el agua, preciosa escena que va a marcar el espíritu dual de esta película donde el bien y el mal parecen intercambiables en determinados momentos.

Bob (Tom Hardy), un camarero de la típica barra americana donde todos se conocen y prevalece el deporte, alcohol y amistades de barrio, nos es presentado como un tipo normal, tranquilo, modesto e incluso religioso a su manera, ya que asiste a misa diariamente aunque nunca comulga, pero… ¿oculta algo?

James Gandolfini en La entrega

Bob trabaja con su primo Marv (James Gandolfini) en el bar y a lo largo de la película nos van indicando que aunque hace unos ocho años Marv era el propietario del bar, por circunstancias que nos van explicando después, se vio obligado a vendérselo a unos mafiosos y por tanto ya no es propietario, aunque el bar siga llevando su nombre. 

Debido a eso, el bar es la tapadera de contrabando y blanqueo de dinero, hasta que un atraco inesperado remueve los cimientos de tan jugoso negocio poniendo en jaque a todos los involucrados en la escena.

Tom Hardy y Noomi Rapace en La entrega

Entre tanto, Bob encuentra un cachorro de pitbull, con síntomas de maltrato, en los cubos de basura de una mujer un tanto enigmática (Noomi Rapace) pero con la que tiene buena química por cierta analogía en el carácter introvertido de ambos que se va limando gracias al perro al que los dos cogen especial cariño.

Conoceremos sin prisa pero sin pausa el carácter de los personajes que nos presentan la propia humanidad, veremos cómo sufren, mienten, trapichean como reflejo de una sociedad que parece que ha tocado fondo pero que sin embargo sabe salir adelante de una forma sencilla aunque no conformista dentro de un escenario difícil como puede ser el problemático barrio de Brooklyn plagado de violencia y negocios poco recomendables.

El bar de Marv y Bob en La entrega

En “la última de Gandolfini” todo parece casual pero nada es lo que parece y todo acaba encajando de una forma o de otra, aspecto que resulta muy gratificante para el espectador.

Nota: 8/10

Lo mejor: La intriga y la insinuación que da libertad al espectador para sacar sus propias conclusiones morales sin dejarte la historia inconclusa o con la miel en los labios.

Lo peor: Los mafiosos resultan poco creíbles.

Curiosidades: La película está basada en la novela de Dennis Lehane que también es el guionista. James Gandolfini antes de ser actor regentaba un club nocturno de Nueva York donde observando “muchas cosas interesantes” se fue fraguando su potencial artístico que le serviría de mucho a lo largo de su carrera. Volveremos a ver a Tom y Noomi en 2015 en Child 44 pero esta vez en un escenario muy diferente: de Estados Unidos pasan a Rusia.


Dedicatoria: In loving memory of Gandolfini. DEP

-Alicia Hernández-

CONCURSO Preestreno de La entrega

¡Queremos invitarte a ver la última película de James Gandolfini!

Por cortesía del portal SensaCine os ofrecemos la posibilidad de conseguir 5 entradas dobles que sorteamos para acudir al preestreno de La entrega.

¿CUÁNDO Y DÓNDE?
Martes 23 de septiembre a las 19:30 en los cines Kinépolis de Madrid.

La entrega relata la historia de Bob Saginowski (Tom Hardy), un excriminal que intenta enderezar su vida trabajando como camarero en un bar y con el apoyo de su primo Marv (James Gandolfini), otro exmaleante. Sus problemas comienzan cuando el protagonista rescata a un pitbull de un contenedor de basura y se topa con el dueño del animal, que tiene serios problemas mentales.


Además, Bob pronto se verá envuelto en una conspiración criminal que se lleva a cabo en el bar en el que trabaja, consiguiendo que sus intentos de llevar una vida medianamente normal junto a su novia (Noomi Rapace) se desmoronen.



¿CÓMO CONCURSAR?
Es muy sencillo, sigue estos pasos:
1. Hazte seguidor del blog en el menú de la izquierda
2. Contesta una sencilla pregunta, ¿cuál es tu trabajo favorito de James Gandolfini y por qué?

Recordad que es esencial que contestéis en este post o al email raquel.hernandez27@gmail.com indicando vuestro nombre y apellidos y una dirección de correo electrónico.

También podéis concursar a través de Twitter utilizando el hashtag #QuieroCinePreestreno y las etiquetas @RaqHdez y @SensaCine.

El listado de los ganadores se publicará el viernes 19 de septiembre y además los ganadores recibirán un email de confirmación para acudir al preestreno del martes 23 de septiembre a las 19:30 en los cines Kinépolis de Madrid. Os dejamos con el tráiler para que vayáis abriendo vuestro apetito cinéfilo:

CONCURSO Preestreno de X-Men: días del futuro pasado

¡Queremos llevarte a ver la última aventura mutante de los X-Men!

Por cortesía del portal SensaCine os ofrecemos la posibilidad de conseguir 5 entradas dobles que sorteamos para acudir al preestreno de X-Men: días del futuro pasado la última película dirigida por Bryan Singer. Podéis leer la crítica completa en este enlace.

¿CUÁNDO Y DÓNDE?
Martes 3 de junio a las 19:30 en los cines Kinépolis de Madrid.

En la película el futuro no puede ser más amargo para los mutantes y para aquellos que les han ayudado a sobrevivir. Todo comienza en un punto determinado de la historia con un hecho desencadenante en 1973. Lobezno será el elegido para viajar en el tiempo y tratar de alterar el curso de los acontecimientos transformándose en la última esperanza de los mutantes como especie.


¿CÓMO CONCURSAR?
Es muy sencillo, sigue estos pasos:
1. Hazte seguidor del blog en el menú de la izquierda
2. Contesta una sencilla pregunta, ¿cuál es tu película favorita de X-Men hasta la fecha y por qué?

Recordad que es esencial que contestéis en este post o al email raquel.hernandez27@gmail.com indicando vuestro nombre y apellidos y una dirección de correo electrónico.

También podéis concursar a través de Twitter utilizando el hashtag #QuieroCinePreestreno y las etiquetas @RaqHdez y @SensaCine.

Para los ganadores de las entradas de X-Men: días del futuro pasado será imprescindible venir disfrazados de X-Men. El listado se publicará el viernes 30 de mayo y además los ganadores recibirán un email de confirmación para acudir al preestreno del martes 3 de junio a las 19:30 en los cines Kinépolis de Madrid. Os dejamos con el tráiler para que vayáis abriendo vuestro apetito cinéfilo:

CONCURSO Preestreno de Dom Hemingway

¡Queremos llevarte al cine!

Por cortesía del portal SensaCine os ofrecemos la posibilidad de conseguir 2 entradas dobles que sorteamos para acudir al preestreno de Dom Hemingway la última película dirigida por Richard Shepard.

Dom Hemingway (Jude Law) es un hábil y arrogante ladrón de cajas fuertes, un tipo listo y algo perturbado que rebosa una exultante energía. Después de doce años en prisión, Dom vuelve a las calles de Londres dispuesto a cobrar lo que le deben por mantener la boca cerrada y no delatar a su jefe, Mr. Fontaine (Demian Bichir). Dom intenta además recuperar el contacto con su hija (Emilia Clarke), de la que se ha distanciado, pero pronto se ve de nuevo inmerso en el único tipo de vida que conoce.


¿Cómo concursar y venir a ver Dom Hemingway con nosotros? Es muy sencillo, sigue estos pasos:
1. Hazte seguidor del blog en el menú de la izquierda
2. Contesta una sencilla pregunta, ¿cuál es tu película favorita sobre ladrones y por qué?
Recordad que es esencial que contestéis en este post o al email raquel.hernandez27@gmail.com indicando vuestro nombre y apellidos y una dirección de correo electrónico.

También podéis concursar a través de Twitter utilizando el hashtag #QuieroCinePreestreno y las etiquetas @RaqHdez y @SensaCine.

Los ganadores de las entradas de Dom Hemingway se publicarán el domingo 18 de mayo y recibirán un email de confirmación para acudir al preestreno del martes 20 de mayo a las 19:30 en los cines Kinépolis de Madrid. Os dejamos con el tráiler para que vayáis abriendo vuestro apetito cinéfilo:

CONCURSO Preestreno Divergente

¡Queremos llevarte gratis al cine!

Por cortesía del portal SensaCine y de eOne Films Spain os ofrecemos la posibilidad de conseguir 2 entradas dobles que sorteamos para acudir al preestreno de Divergente la última película dirigida por Neil Burger.

Se trata de la adaptación de la novela de Veronica Roth para el cine. En ella se nos muestra una sociedad que se divide en cinco categorías: Verdad, Abnegación, Osadía, Cordialidad y Erudición. Todos los miembros de esta sociedad tienen que elegir a una edad temprana, los dieciséis años, a qué bando creen pertenecer, atendiendo a sus virtudes personales más destacadas. En este dilema se encuentra la protagonista, Beatrice (Shailene Woodley), que sorprende a todos sus allegados y amigos con la decisión que tema. 

Beatrice, que pasa a llamarse más tarde Tris, tiene que buscar su lugar adecuado, pero ella no es como el resto. Guarda un secreto que podría ser definitivo para mantener el orden social descrito y también para salvar su propia vida.


¿Cómo concursar y venir a ver Divergente con nosotros? Es muy sencillo, sigue estos pasos:
1. Hazte seguidor del blog en el menú de la izquierda
2. Contesta una sencilla pregunta, ¿cuál es tu adaptación favorita del papel al cine?
Recordad que es esencial que contestéis en este post o al email raquel.hernandez27@gmail.com indicando vuestro nombre y apellidos y una dirección de correo electrónico.

También podéis concursar a través de Twitter utilizando el hashtag #QuieroCinePreestreno y las etiquetas @RaqHdez y @SensaCine.

Los ganadores de las entradas de Divergente se publicarán el martes 22 de abril y recibirán un email de confirmación para acudir al preestreno del jueves 24 de abril a las 19:30 en los cines Cinesa Proyecciones de Madrid. Os dejamos con el tráiler para que vayáis abriendo vuestro apetito cinéfilo:


¡Suerte y nos vemos en los cines!

CONCURSO Preestreno de Pompeya

¡Queremos llevarte gratis al cine!


Por cortesía del portal SensaCine y de los cines Kinépolis os ofrecemos la posibilidad de conseguir 1 entrada doble que sorteamos para acudir al preestreno de Pompeya la última película dirigida por Paul W. S. Anderson.

La película nos hará viajar en el tiempo al año 79 para narrarnos la historia de Milo (Kit Harington), un esclavo convertido en gladiador que tendrá que afrontar la tarea de salvar a su amada Cassia (Emily Browning) cuando el Vesubio se activa de forma inesperada.

Ella es la hija de un mercader que ha sido desposada con un corrupto senador romano (Kiefer Sutherland). Milo tendrá que encontrar la forma de huir mientras Pompeya sucumbe a su alrededor ante las fuerzas de la naturaleza.


¿Cómo concursar y venir a ver Pompeya con nosotros? Es muy sencillo, sigue estos pasos:
  1. Hazte seguidor del blog en el menú de la izquierda
  2. Contesta una sencilla pregunta, ¿cuál es tu epopeya histórica favorita?
Recordad que es esencial que contestéis en este post o al email raquel.hernandez27@gmail.com indicando vuestro nombre y apellidos y una dirección de correo electrónico.

También podéis concursar a través de Twitter utilizando el hashtag #QuieroCinePreestreno y las etiquetas @RaqHdez y @SensaCine.

Los ganadores de las entradas de Pompeya se publicarán el domingo 6 de abril y recibirán un email de confirmación para acudir al preestreno del jueves 10 de abril a las 21:45 en los cines Kinépolis de Madrid.

¡Suerte y nos vemos en los cines!

COMO EL PRIMER DÍA... Isenhart: la búsqueda del alma

Isenhart nos narra los orígenes de un caballero que nace por casualidad, vive de milagro y a pesar de tener suerte en algunos aspectos, como en el de recibir una educación, se pasa la vida buscando una identidad e investigando en qué consiste el alma humana dentro de un mundo lleno de misterios, milagros y supersticiones que a duras penas le permiten investigar de una manera factible sin basarse en la fe o las creencias. Dirigida por: Hansjörg Thurn.

Durante un convulso año 1171 nace un bebé teóricamente muerto en una pequeña comarca de Germania. Su madre, por desgracia, muere. Al poco tiempo aparece un caballero que revive al bebé llenando sus pulmones con aire y alegando así haber insuflado su propia alma dentro del pequeño y desapareciendo después. En minutos, aparece otro caballero: Walther von Ascisberg (Johannes Krisch) que ahoga al bebé y le insufla su alma reviviéndolo de nuevo, de modo que dentro del pequeño coexisten una especie de dos almas pertenecientes a dos caballeros aparentemente enemigos. Todo esto antes del título y una música cautivadora, esto promete.


Los rumores de “el no muerto” perseguirán al protagonista durante toda su vida haciéndole sentirse, según sus propias palabras, como una isla que no está unida a nada. El joven Isenhart, (Bert Tischendorf), es criado por el herrero del pueblo de las proximidades del castillo de Von Laurin pero está bajo la protección y supervisión de Walther von Ascisberg y el hombre al que le debe su nombre: Sigimund von Laurin (Martin Feifel), por tanto es elegido junto con el hijo de este último, Konrad von Laurin (Michael Steinocher) para recibir una educación reservada sólo para unos pocos. Aún así Isenhart se hace preguntas, no se conforma con las respuestas de su época, “por la gracia divina”, “por la voluntad de Dios”, etc. Siempre se pregunta si habrá un algo más y busca respuestas lógicas a las pequeñas maravillas de la naturaleza, basándose en los hechos, tan sencillas como plantearse por qué los árboles pierden sus hojas en el invierno… ¿quizá para no morir de sed?

Llama la atención su personalidad puesto que es una especie de intelectual con una forma de pensar ingenua y pura, la mezcla perfecta para obtener una mente abierta a la hora de encontrar respuestas. En un momento dado y como consecuencia de un terrible crimen y de las represalias de un malvado obispo, Isenhart; Konrad, el monje maestro; Sophie von Laurin (Emilia Schüle) y su doncella Marie (Jeanette Biedermann) se ven obligados a huir del castillo y se reinstalarán en la comarca de Spira, único lugar donde parecen encontrar la paz, tranquilidad y normalidad.

Isenhart es sin duda especial y eso quizá guiará su devenir, pues se convierte en un joven caballero guardián que junto con su inseparable amigo Konrad recorre las aldeas en busca de respuestas y pruebas para encontrar explicación a unos crímenes que han marcado su vida arrebatándole lo que más quería. Buscando pesquisas conoce a al médico Gunther y a su asistente Henning (Sebastian Ströbel) por el que siente una gran admiración ya que ambos parecen compartir una sensibilidad especial y parecen tener un vínculo que les permite avanzar en sus averiguaciones.


La película trata temas relativos a avances, filosofía y ciencia pero está recubierta por una armadura argumental épico-aventurera que puede disipar ese mensaje sobre la necesidad de progreso y búsqueda de respuestas que se quiere transmitir. A pesar de su bajo presupuesto, es una película que merece la pena por las cosas que te hace plantearte. Por ejemplo, cuando los caballeros acaban visitando Toledo comprueban que en una misma ciudad conviven diferentes culturas y personas con diferentes creencias y religiones pero que les une la curiosidad y el interés por descubrir avances científicos relevantes.

También habla de la crueldad, la ambición y el ansia de poder de algunos que no tienen reparos en matar para obtener la plenitud de vida al servicio de sí mismos, sin ética ninguna y sin importarles haber arrebatado la vida de inocentes. Es cierto que no profundiza demasiado en algunos aspectos, pero el mero hecho de plantearlos en otra época, otro mundo que parece pillarnos de lejos, pero del que en realidad no nos diferenciamos tanto, pues al fin y al cabo las luchas de poder continúan, seguimos al servicio de sistemas que condicionan y manipulan nuestro pensamiento y creencias, que dejan poco espacio a la libertad y el progreso, de forma que podría decirse que la película es más actual de lo que puede llegar a pensarse. ¿Aprenderemos algún día a compartir el espacio y el conocimiento? Quizá si algún día encontramos la esencia del ser humano, si nos centramos en aquello que nos une y no en lo que nos separa, quizá entonces seamos capaces de avanzar.


Nota: 7,5/10

Lo mejor: que es una película diferente y eso apetece de vez en cuando, es bastante disfrutable. La música y paisajes transportan a épocas de aventura donde valientes damas y caballeros luchan por sus ideales para salir adelante.

Lo peor: el malo es muy malo, tanto que es absolutamente odiable, se parece además al ex-papa y por tanto al malo de La guerra de las galaxias pero sin capucha, es decir que se le ve la cara al descubierto, su cara de perverso y malvado, no cuento más porque cuando la veáis entenderéis a qué me refiero, da bastante grima y repulsión.

Curiosidades:
  • La película está basada en una novela de Holger Karsten Schmidt, sería interesante conseguirla y profundizar más aunque creo que sólo se puede encontrar en alemán.
  • Las escenas de Toledo se rodaron en Budapest. Además se rodó en Viena y Berlín.
  • Inclasificable por tratar diferentes temáticas, este drama romántico/thriller medieval/aventura épica tuvo bastante éxito en Alemania y Austria durante su estreno en 2011.
  • Significado de Isenhart: se trata de un apellido alemán que proviene de un nombre antiguo y se podría traducir como: Isen (eisen=hierro) hardt (duro). Al principio de la película, el bebé sólo recibe nombre cuando demuestra que es un chico duro y sobrevive al invierno.
-Alicia Hernández Luján-

PREESTRENO Carmina y amén: más allá del costumbrismo

Paco León ha presentado la segunda parte de su falso documental Carmina o revienta con el que rompió las barreras de la distribución en nuestro país con un estreno multiplataforma simultáneo. Agallas no le faltan y repite la aventura contando de nuevo con su fabulosa madre, Carmina Barrios a la que también hemos podido ver en ¿Quién mató a Bambi? y su hermana María León, una pequeña bestia interpretativa.

Era una de las películas más esperadas en la 17ª Edición del Festival de Málaga después de que la primera consiguiera el premio del jurado y se ha llevado una buena ovación por parte de los asistentes al pase del Teatro Cervantes similar a la que se llevó en los Cines Callao en el preestreno organizado por A Contracorriente Films.

Hablamos de Carmina y amén, una película que compone un díptico estupendo con la anterior cinta y que viene a asentar a Paco León como realizador consiguiendo ir más allá en varios planos: como narración la estructura es mucho más fluida, como comedia tiene momentazos épicos y como retrato costumbrista va un poco más allá de toda esa cosmovisión que avanzaba en 2012 lanzándose a la piscina incluso con una secuencia lírica en la que hace un pequeño cameo.


El argumento gira en torno a un suceso inesperado: la muerte del marido de Carmina... pero claro, en el momento más inoportuno. Como bien dice ella, las cosas que dice se convierten en verdad, así que decide "aplazar" el fallecimiento oficial de su hombre para conseguir cobrar la paga extra. Así es ella, genio y figura hasta la sepultura.

Todo es mejor también en el plano técnico en esta secuela: desde la fotografía y el sonido, hasta la socarrona crítica social que se hilvana entre las líneas cómicas.

Carmina con su loro Bárcenas

Con momentos que recuerdan a "Cinco horas con Mario" veremos a Carmina realizar un curioso monólogo con el cadáver de su marido, recordando el momento en que se conocieron o incluso increpándole por su falta de interés hacia ella como mujer.

Suena dramático, pero Paco León le da a todo el guión un aire de cachondeo inimitable que además está plagado de momentos surrealistas y frases memorables.

Carmina en su momento "Cinco horas con Mario"

Atentos, señores porque con esta película no solo se asienta como realizador y guionista sino que da claros síntomas de dar firmes pasos adelante y de tener muchas ganas de dar guerra. No será de extrañar que siga dando muestras de su talento atreviéndose con nuevos géneros y formatos. Demuestra que tiene talento, porque hacer reír no es precisamente fácil y su progresión ascendente es de lo más prometedora.

Nota: 8/10

Lo mejor: al margen del sentido del humor, que es lógicamente una de las principales armas que esgrime el guionista y director con maestría, lo más destacable es el homenaje a su madre, la forma en la que la humaniza a pesar y precisamente debido a su particular forma de ser y el mensaje que se subraya de nuevo respecto a la primera entrega: las madres son capaces de cualquier cosa por sus hijos.

Secuencia del entierro de Carmina y amén.

La secuencia más hilarante: un sobre de dinero perdido da pie a un par de secuencias buenísimas por no hablar de la conversación de Carmina con sus vecinas sobre el reiki (fantástica Yolanda Ramos).

Lo peor: no hay lugar para una tercera entrega, o quizás sí, quién sabe...

-Raquel Hernández Luján-

CONCURSO Preestreno El gran Hotel Budapest

¡Queremos llevarte gratis al cine!

Por cortesía del portal SensaCine y de los cines Kinépolis os ofrecemos la posibilidad de conseguir 5 entradas dobles que sorteamos para acudir al preestreno de El gran Hotel Budapest la última película dirigida por Wes Anderson que viene precedida de excelentes críticas tras haber conseguido el Gran premio del Jurado en el pasado Festival de Berlín.

No perdáis de vista el fabuloso reparto que, encabezado por Ralph Fiennes, cuenta con Bill Murray, Tilda Swinton, Jeff Goldblum, Adrien Brody, Léa Seydoux, Jude Law, Willem Dafoe, Edward Norton y Harvey Keitel, entre otros.


¿Cómo concursar? Es muy sencillo, sigue estos pasos:
  1. Hazte seguidor del blog en el menú de la izquierda
  2. Contesta una sencilla pregunta, ¿cuál de los intérpretes de El gran Hotel Budapest es tu favorito y por qué?
Recordad que es esencial que contestéis en este post o al email raquel.hernandez27@gmail.com indicando vuestro nombre y apellidos y una dirección de correo electrónico.

También podéis concursar a través de Twitter utilizando el hashtag #QuieroCinePreestreno y las etiquetas @RaqHdez y @SensaCine.

Los ganadores de las entradas se publicarán el domingo 16 de marzo y recibirán un email de confirmación para acudir al preestreno del martes 18 de octubre a las 20:00 en los cines Kinépolis de Madrid.

La película aborda el robo y la recuperación de una pintura renacentista de valor incalculable y sobre la batalla que enfrenta a los miembros de una familia por una inmensa fortuna. Como telón de fondo, los levantamientos que transformaron Europa durante la primera mitad del siglo XX. Os dejamos el tráiler para que podáis haceros una idea de lo que veremos entonces.


¡Mucha suerte y nos vemos en el cine!

CRÍTICA Nebraska, la gran olvidada por los Oscar 2014

Nebraska nos presenta a Woody Grant (Bruce Dern) un hombre anciano tan castigado por la vida que a veces parece que se va a romper. Un buen día recibe una carta con un premio millonario, pero, al querer cobrarlo, descubre que tiene que desplazarse dos estados más allá desde su lugar de residencia. Como no puede conducir ni nadie le quiere llevar se decide a hacerlo andando, así que cada día se escapa de casa para cumplir su objetivo hasta que lo encuentran de nuevo en la carretera intentando ir a Lincoln donde se supone que según él cobrará la cantidad de un millón de dólares.

Un original guión sobre una historia corriente, nos hace navegar por la vida de un señor experto en desmitificar cualquier cosa que se le ponga por delante (hasta un monumento nacional icónico) y aún así se le coge tanto cariño que no quieres que la película se acabe.

Alexander Payne (Entre copas) nos presenta América decrépita que no le luce el pelo como estamos acostumbrados a ver: vemos el paisaje en blanco y negro y casi siempre nublado, además vemos obesos, marimandonas, alcohólicos, fracasados y un poco de todo, no se trata de la dinámica habitual de las películas típicamente hollywoodienses donde hay mucho guapo y guapa sueltos, cuerpos esculturales, triunfadores, paisajes preciosos y orgullo patriótico, Por el contrario se muestra una decadencia que va cautivando por su naturalidad y, aunque muestre algunas localidades estadounidenses, bien pudieran parecer cualquier pueblo de aquí al lado. En la película Nebraska las cosas pasan sin grandes aspavientos ni triunfos o risas: su ritmo es calmado y tranquilo pero sorprende por su brillante sentido del humor y poquito a poco va cautivando al espectador.

Retrato de familia de Nebraska (¡cuánto realismo!)

Woody Grant es un señor, ya bastante mayor, que se escapa cada dos por tres con intención de llegar a Nebraska. Viendo que ni el sheriff le puede parar en su propósito, su hijo pequeño David (Will Forte) decide llevarle en coche, aunque sólo sea para que se calle y se quede tranquilo.

Acompañamos a los personajes en un viaje que en principio resulta un tanto absurdo, puesto que todos menos el protagonista piensan que lo del premio es un timo. Sin embargo, más adelante y al final de la película nos damos cuenta de lo necesario que fue realizar ese viaje. Aun sabiendo el destino se presentan varias sorpresas que con su dosis de ironía y absurdo harán reír al más serio.

Angela McEwan y Will Forte en Nebraska

En parte el hijo de Woody necesita también ese viaje puesto que está en un momento de su vida en el que se plantea aspectos importantes como el amor, el trabajo, el matrimonio y le asusta parecerse a su padre, se ve reflejado en él porque además se parecen. Desafortunadamente en los momentos en los que intenta buscar respuesta a sus preguntas llega el señor Grant y le suelta cualquier cosa que no es otra que la cruda realidad: es un alcohólico que no se ha planteado esas cosas ni muchas otras importantes y tan solo ha vivido el momento. David Grant está como desencantado porque sigue sin encontrarse a sí mismo pero aún así llega el momento que deja que querer comprender a su padre y tan solo lo acompaña. De esa forma empezará a conocerle mejor y sentirse bien al igual que su padre puesto que la realidad es cruda a veces y no son ningunos héroes pero siempre hay algún motivo o ilusión por la que vivir.

Bruce Dern y June Squibb en Nebraska


Sorprende la malhumorada mujer de Woody interpretada con maestría por June Squibb que a sus estupendos 84 añitos rompe definitivamente con todos los moldes de madre y esposa y nos hace pasar ratos de gran diversión aunque también es un personaje cruel.

Padre e hijo tienen grandes paralelismos y las sobrias interpretaciones de los actores son sobresalientes. Cuando se unen a ellos el otro hermano (Bob Odenkirk) y la madre no desmerecen en nada esa naturalidad de fluye entre ellos y se compenetran mostrando lo que parece ser una familia real en la que la comunicación brilla por su ausencia y surgen malos entendidos que en realidad son la chispa de su microcosmos.

Bruce Dern y Will Forte en Nebraska


Nota: 8

Atentos a: la impresionante fotografía que pone de manifiesto un paisaje que es otro gran protagonista de la película y que en ocasiones se muerta mediante los reflejos y eso es sin duda precioso y más en una película en blanco y negro (lo que no quiere decir que no tenga color). La música es sorprendente por su ritmo y originalidad.

Dos momentos para recordar: hay varios reseñables, pero el momento de gloria de Woody es sublime, así como el instante en el que David redescubre a su padre por medio de la mujer que le amó en su juventud.

Lo mejor: Todo forma parte de la historia pero la escena en la que está Woody con sus hermanos es grandiosa. Los primos de David te harán pasar también un rato divertido.

Lo peor: La decadencia tan bien retratada que devuelve a la realidad a cualquier fantasioso.

Dedicatoria: a las personas mayores que todavía tienen sueños e ilusiones por mucho que se les echen los años encima.

-Alicia Hernández-

PREESTRENO Joven y bonita, la nueva cinta de François Ozon

Por cortesía de Días de cine y nuestra amiga Susana Peral pudimos acudir al preestreno de Joven y bonita, el último trabajo de François Ozon que llegará a nuestras carteleras el 7 de marzo. La proyección, que tuvo lugar en los Cines Golem de Madrid, concluyó con un coloquio con el director, gracias al cual descubrimos algunos de los secretos de la película.

Ozon, tras dirigir En la casa, película por la que consiguió la Concha de Oro, sigue navegando por las turbulentas aguas de la adolescencia en Joven y bonita internándose además en una temática realmente complicada: la prostitución de menores bajo su consentimiento.

Isabelle (Marine Wacth) es una preciosa adolescente de 17 años. Forma parte de una familia que vive cómodamente y a la que no le falta de nada. Su madre, con la que tiene una tensa relación, está separada y ha rehecho su vida junto a otro hombre. Su hermano es su mayor apoyo y su confidente.


En el transcurso del verano, su despertar sexual: Isabelle planea mantener su primera relación completa con un joven alemán y planea cuidadosamente el encuentro aunque el resultado no es el que ella espera. No consigue disfrutar demasiado de la experiencia e incluso "se ve a sí misma" desde fuera.

Isabelle en Joven y bonita

En otoño, de regreso a la normalidad de la vida diaria y a sus estudios de literatura, recibe una oferta singular: dinero a cambio de sexo con un adulto. Sin ningún tipo de coacción, accede a prostituirse por una buena suma, lo que la introducirá en el mundo de la prostitución de lujo. Pronto dispone de su propio perfil en Internet y comienza a planear encuentros con hombres de forma cada vez más habitual.

El invierno le depara algunas de las experiencias más duras que vivirá, experimentando el despecho y perdiendo totalmente una inocencia perdida hace tiempo. Isabelle es consciente de su poder de seducción y se siente superior a los chicos de su edad y a su propia familia. Sin embargo, todo le estallará en la cara cuando su madre se entere de toda la verdad.

Isabelle tras un encuentro con un cliente en Joven y bonita

En primavera, la etapa de renovación por excelencia, conocerá a un chico de su edad y comenzará a ilusionarse con él, pero no será la clave para que cierre esa etapa de su vida: será Charlotte Rampling la gran sorpresa que nos depare el guión quien, en sustitución de la figura materna con la que nada comparte Isabelle, cierre el bucle en el que ella misma se ha introducido.

Toda la cinta está salpicada por una banda sonora compuesta con temas muy famosos en Francia que se utilizan o bien para enfatizar la situación de la protagonista o bien para ejercer de contrapunto irónico: nos encontramos con una mujer que, por su edad, no es consciente del peligro en el que se sumerge, pero que, en busca de su identidad y de su definición sexual no encontrará barreras para hacer realidad sus fantasías, por más que sea éstas las que realmente la excitan.

Su doble vida puede remitirnos a películas como Belle de jour, de Luis Buñuel, aunque discurre por un cauce muy diferente teniendo en cuenta la edad de la protagonista.

Isabelle con uno de sus clientes en Joven y bonita

A día de hoy cualquier película que se adentre con valentía en la complicada sexualidad femenina merece un visionado, pero Ozon va un poco más allá y nos hace reflexionar ¡y de qué manera!, acerca del amor, del sexo y la adolescencia, sin tapujos.

Nota: 7,8/10

Un momento para recordar: una secuencia rodada en un instituto en la que el alumnado recita el poema de Rimbaud "Roman" y posteriormente lo analiza. Las aportaciones de los jóvenes fueron incorporadas al metraje a pesar de no estar contempladas en el guión, fueron fruto de la espontaneidad y son muy interesantes. Como en el caso de la película con el paso de las estaciones, el poema se divide en cuatro movimientos (podéis leer la traducción aquí):

I
On n'est pas sérieux, quand on a dix-sept ans.
- Un beau soir, foin des bocks et de la limonade,
Des cafés tapageurs aux lustres éclatants !
- On va sous les tilleuls verts de la promenade.

Les tilleuls sentent bon dans les bons soirs de juin !
L'air est parfois si doux, qu'on ferme la paupière ;
Le vent chargé de bruits - la ville n'est pas loin -
A des parfums de vigne et des parfums de bière....

II
- Voilà qu'on aperçoit un tout petit chiffon
D'azur sombre, encadré d'une petite branche,
Piqué d'une mauvaise étoile, qui se fond
Avec de doux frissons, petite et toute blanche...

Nuit de juin ! Dix-sept ans ! - On se laisse griser.
La sève est du champagne et vous monte à la tête...
On divague ; on se sent aux lèvres un baiser
Qui palpite là, comme une petite bête....

III
Le coeur fou Robinsonne à travers les romans,
Lorsque, dans la clarté d'un pâle réverbère,
Passe une demoiselle aux petits airs charmants,
Sous l'ombre du faux col effrayant de son père...

Et, comme elle vous trouve immensément naïf,
Tout en faisant trotter ses petites bottines,
Elle se tourne, alerte et d'un mouvement vif....
- Sur vos lèvres alors meurent les cavatines...

IV
Vous êtes amoureux. Loué jusqu'au mois d'août.
Vous êtes amoureux. - Vos sonnets La font rire.
Tous vos amis s'en vont, vous êtes mauvais goût.
- Puis l'adorée, un soir, a daigné vous écrire...!


- Ce soir-là,... - vous rentrez aux cafés éclatants,
Vous demandez des bocks ou de la limonade..
- On n'est pas sérieux, quand on a dix-sept ans
Et qu'on a des tilleuls verts sur la promenade.


Lo mejor: las interpretaciones femeninas. Las mujeres y las relaciones que hay entre ellas son las claves de Joven y bonita y en este sentido las tres: la joven Marine Wacth que debutó ante la cámara en 2011, Géraldine Pailhas (ganadora del César a la mejor actriz revelación por su trabajo en 1991 por La neige et le feu) y la fabulosa Charlotte Rampling, bordan sus respectivos papeles.

Lo peor: la duda. Ya lo dijo Ozon en el coloquio, no pretendía realizar un exhaustivo retrato psicológico de Isabelle, ni juzgarla, ni obligarla a dar explicaciones, así que resulta muy inquietante el hecho de no dejar de preguntarte ¿por qué?

ESE OTRO CINE Recordando Los bárbaros

El cine, en muchos aspectos, puede ser comparado con la música, (una herramienta que de hecho utiliza el propio cine) sobre todo en el sentido de elección que tiene uno y otro de cara al espectador. Con la música, por ejemplo, nosotros podemos elegir qué oír y tener un juicio formado de lo que escuchamos; podemos dedicarnos a investigar qué existe o dejarnos caer en la comodidad de los cuarenta principales, donde eligen por nosotros.

Con el cine ocurre lo mismo; si vemos sólo lo que nos dicen, nos estamos perdiendo grandes joyas: y otras, aunque no lo sean tanto, nos sirven para experimentar sensaciones distintas… Hay veces que no llegamos a conocer otras cosas porque nadie nos las presenta y ésa es la idea de esta sección.

Cuando eres pequeño no eres tan exigente a la hora de ver una película, no tienes una amplia información, ni siquiera has comparado mucho y es donde empiezan tus primeras investigaciones… buscas sobre todo el entretenimiento, que es la finalidad principal de esta película: Los bárbaros; que a mis trece años supo muy bien cómo hacerlo y hoy, lejos de aburrirme, aún mantiene cierto encanto para mí.

Los bárbaros es una película italiana de 1987 dirigida por Ruggero Deodato y protagonizada por los gemelos Peter Paul y David Paul (de cuyas cualidades interpretativas no vamos a hablar, ya que en el mismo año de su estreno, 1987, fueron nominados a los Premios Razzie en la categoría de peores nuevas estrellas. Aunque, como todo, esto va en opiniones y la mía es que igual para otros escenarios no sirven, pero aquí bordan el papel, adornando la parte de humor que tiene la película.


Esta coproducción de Estados Unidos e Italia, del género de aventuras, de Serie B, nos hablará de la tribu de los Raknakis, que por sus características circenses podrá viajar libremente y en teoría por todos los territorios. Al poseer un rubí mágico que custodia la reina Canary serán ahora el objetivo del tirano Kadar. Ahí va la sinopsis (ya veréis qué familiar os parece):
   
"Érase una vez, hace mucho tiempo, un mundo de salvaje esplendor, una época hecha para la aventura... época de tinieblas, de demonios, de brujería... Un tiempo en el que hombre, mujer y niño eran gobernados por la espada... pero una tribu, los Raknakis tenían un salvoconducto que les permitía viajar por aquel mundo. En el alba de los tiempos, su anciano rey cambió una montaña de oro por un simple rubí. La piedra era mágica y encerraba los secretos de la música, de la alegría, del regocijo y de la bondad humana. El anciano y sabio rey sabía que estas cosas eran mucho más preciosas que ningún otro tesoro terrenal. Y así, los Raknakis se convirtieron en la diversión de todo el mundo. Músicos y trovadores eran acogidos calurosamente por donde iban. Adoptaron a unos gemelos huérfanos Kutchek y Gore... y a una niña llamada Kara, y les hicieron la marca de los Raknakis como prueba de que ellos también pertenecían a la tribu. Y el rubí pasó de mano en mano, generación tras generación hasta llegar a manos de la joven y hermosa reina Canary, quien se convirtió en la sagrada guardiana de su magia".

The Barbarian Brothers en Los bárbaros

La película aunará varios temas interesantes desde mi punto de vista. Aunque la originalidad no será uno de ellos, ya que, después de la magistral Conan, el bárbaro de 1981 de John Milius protagonizada por Arnold Schwarzenegger, muchos directores con presupuestos más pequeños y escaseces no sólo presupuestarias, decidieron explotar el tirón de la misma.

Aparecerán así obras de contenidos similares que se caracterizarán por la copia de una parte del argumento como: la venganza de adultos de antiguos niños que provienen de pueblos masacrados, en los que es habitual el asesinato de los padres o como en este caso, de parte de la tribu. Dejando de un lado ese tema, y demás similitudes como la brujería; la esclavitud de los niños cargando rocas en una cantera para el excesivo desarrollo de su musculatura (en Conan arrastrará una rueda pero en las dos películas tendrá el mismo sentido), etc. Esta película contará con sus pequeñas aportaciones además.

La herencia de Conan es innegable

Es la segunda vez que hablamos en esta sección de Ruggero Deodato (Holocausto caníbal), un director de Serie B que fue capaz de marcar una época con los Cannibal Films… En este caso dirigiendo una barbarian movie, que será un cocktail donde meteremos unas dosis de humor, algo de bizarría, un chorrito de de gore, circo, magia, demonios, venganza, fantasía, un argumento que patina, unos dragones de cartón piedra,  malos actores... lo agitamos bien y el resultado será sorprendentemente una extraña y entrañable película de entretenimiento que nos hará pasar un rato agradable y divertido.


Como curiosidad se puede decir que los protagonistas, Peter y David Paul, nacidos en Estados Unidos en 1957, ya en su gimnasio eran conocidos por The Barbarian Brothers por su manera poco ortodoxa de entrenar con pesas de halterofilia. Empezaron a hacer sus pinitos en el cine y saldrán también en un episodio de El coche fantástico. Dos años después de Los bárbaros  intervendrán en dos filmes: The Barbarian Brothers y ya en los 90 en Think Big donde interpretarán a unos descerebrados camioneros… 

No podemos hablar de nominaciones a los Oscar ni de una película que nos dejará días meditando; tampoco podemos hablar de grandes efectos, de actores curtidos ni de posteriores remakes; no será una película de culto en el futuro (a no ser que se perdieran todas las demás) ni siquiera creo que sobreviviera al VHS, pero siempre es una pequeña delicia un viaje por el pasado. Una opción rara, que, de vez en cuando, nos servirá para apagar la radio,  escuchar esa música que proviene de otros lugares y dejar de escuchar por unos instantes esos machacantes cuarenta principales…

-Pedro Pablo Blanco-

CINELECTURAS Crítica de Philomena

Stephen Frears dirige Philomena, una historia basada en el libro de Martin Sixmith "The lost child of Philomena Lee". La trama, desarrollada por el actor y guionista Steve Coogan, bebe por tanto de la vida real de una mujer y de su periplo vital hasta conocer el paradero de su hijo.

Frears nos presenta a Philomena (Sophie Kennedy Clarke) cuando es una joven en la Irlanda de 1952. Llevada por la pasión, mantiene relaciones sexuales con un hombre que la deja embarazada en una feria local (ya en esas imágenes encontramos dos potentes metáforas: ella aparece reflejada en los espejos deformados de las atracciones y mosdisquea una manzana roja de caramelo).




Tras ser repudiada por su familia, que prefiere decir que está muerta antes que ampararla como madre soltera, es internada en un centro religioso en el que se ve privada de ver crecer a su hijo, pudiendo pasar solo una hora al día con él. Pero lo peor está por llegar cuando contempla impotente cómo es dado en adopción sin tener ocasión de despedirse de él siquiera y sin ninguna pista para poder seguir su rastro.

Sophie Kennedy Clarke como la joven Philomena Lee

Transcurridos cincuenta años en silencio y siendo ya una anciana, Philomena (Judi Dench) le confiesa a su hija que tuvo un hijo y que, a pesar de haber tratado de obtener información acerca de su paradero en varias ocasiones, no lo ha conseguido y necesita saber dónde y cómo está. Nunca ha dejado de sentirse madre, de culparse por haber disfrutado de aquel desliz juvenil y de haberse manchado con un pecado cuya penitencia no puede seguir soportando.

De esta forma, contactan con el periodista Martin Sixmith (Steve Coogan), un hombre en proceso de reinvención que acaba de perder su puesto en la BBC y por primera vez en su vida se interesa por una "historia humana".

Portada del libro "The lost child of Philomena Lee"

Aunque en un principio su interés es estrictamente profesional, a medida que va conociendo más a una mujer en la que no hay cabida para el resentimiento y que, a pesar del insultante trato que llega a recibir por parte de la institución en la que estuvo internada, sigue siendo una mujer de fe practicante, y se va sumergiendo en la investigación la extraordinaria historia de su hijo, emigrado a los Estados Unidos, no podrá evitar implicarse emocionalmente y eso a pesar de su actitud escéptica y su carácter un tanto pagado de sí mismo.

Es el choque entre dos formas de pensar tan diferentes la que da lugar a un guión brillante, en el que también interviene Jeff Pope (The Security Men).

Judi Dench y Steve Coogan en Philomena

Philomena es recomendable por muchas razones: no sólo a nivel de realización y de dirección de actores, que verdaderamente parecen transfigurados en virtud de las personas a las que representan sino porque te hace plantearte tu actitud ante la vida, tu propia forma de prejuzgar a los demás e incluso de enfrentarte a la adversidad.

El viaje de Philomena hasta lograr su objetivo es emocionante no en un sentido sentimentaloide sino de dignificación de todas las mujeres que se han visto privadas de su libertad y de la custodia de sus hijos por el hecho de ser consideradas pecadoras y por tanto indecentes y "sucias".

Los tiempos han cambiado, qué duda cabe, pero a tenor de los hechos que se siguen destapando a día de hoy sobre niños robados, trata de personas y tantas otras barbaridades, es una bombona de oxígeno pararse a respirar los vapores que dimanan de esta película. Sin caer en el odio, en la venganza o la ira, al menos restauremos el orden que fue quebrantado en el pasado.

Steve Coogan con la verdadera Philomena Lee

Nota: 8,5/10

Lo mejor: Tanto Judi Dench (merecidísima su nominación al Oscar) como Steve Coogan están inmensos en sus respectivos papeles. Comprendes la idiosincrasia de sus personajes, sus puntos de vista y sus objetivos vitales y de esa confrontación nace una relación que realmente está muy bien desarrollada en el guión.

Atento a: la sutileza de los diálogos de Philomena y la forma en la que se ponen de manifiesto la conmovedora historia de la protagonista sin perder en ningún momento el sentido del humor que se entrelaza con el drama. Ya sea por vía de la credulidad y la inocencia de una o del pragmatismo y la insatisfacción existencial del otro.

Lo peor: No es una película apta para personas estrechas de miras porque tanto el tema del que trata la película como su tratamiento espantarán a cualquiera que no esté acostumbrado a dejar pensar a sus neuronas y se deje llevar por dogmatismos sean estos religiosos o antirreligiosos. Al final la historia habla de personas y no de credos.

CRÍTICA Cuando todo está perdido

JC Chandor (Margin Call) nos trae una película excepcional que reposa prácticamente en su totalidad en la interpretación de un lobo de mar: Robert Redford y el director le pone constantemente contra las cuerdas.

Cuando todo está perdido nos remite a la primigenia lucha del ser humano contra la naturaleza y lo hace de una forma muy inteligente, tendiéndonos el sedal de unas palabras en off que se funden con un hombre que descubre, en medio del océano, que su barco ha encallado en un contenedor a la deriva, seguramente perdido por algún gran mercante (podríamos también analizar su significado viendo que está repleto de zapatillas rumbo a occidente, porque no da puntada sin hilo).



Sea como fuere, la cuestión es que Robert Redford (de quien no llegamos a conocer ni el nombre en la ficción puesto que no consigue dialogar con nadie a lo largo del metraje) se encuentra en la más absoluta de las soledades: sus instrumentos de navegación se han deteriorado por la acción del agua y la reparación del boquete del casco se torna más complicada de lo que podría parecer.

¿A dónde se dirigía? ¿Quién es? ¿Por qué se encuentra en esa situación? Nada de eso importa: solo la lucha de un hombre por mantener la vida en un terreno desesperadamente hostil. Como no tiene con quien hablar y es un hombre que dialoga consigo mismo la mayor parte del tiempo en silencio, suceden dos cosas: que apenas tiene tres líneas de texto a los largo de los 100 minutos aprox. de metraje y que el espectador no tiene ni idea ni del rumbo que tomará la historia ni de las decisiones que se verá abocado a tomar para tratar de salir adelante.

Robert Redford nos guía en este drama de supervivencia

Robert Redford está brillante en el papel, que además a nivel físico es muy exigente, y que le va llevando a mostrar un paulatino deterioro y desgaste que va encogiéndole el corazón al espectador en la butaca, sintiéndose tan impotente y contrariado con él mismo.

Generar esa empatía y compasión sin palabras, gracias al puro lenguaje cinematográfico, sin grandes sorpresas pero sí importantes giros de guión para el destino de un alma a la deriva en altamar, es digno de alabanza. Como aquel fabuloso plano cenital de La vida de Pi, pero sin la grandilocuencia de la realización de aquél, Cuando todo está perdido nos hace sentirnos como lo que somos: pequeñas hormiguitas en un mundo en el que, en solitario, no somos nadie... al menos ante las fuerzas de la naturaleza.

El protagonista se enfrenta al mar sin ayuda

Nota: 9/10

¡Cuidado! El ritmo de la película es realista y pausado, por tanto no es fácil de seguir y requerirá toda tu atención: abstente si no estás acostumbrado, pero si aceptas el reto y te dejas llevar por las imágenes, te dejará poso.

Lo mejor: Cuando todo está perdido es una propuesta muy valiente y madura, ¡bien afrontado el riesgo! No solo es creíble sino inmersiva, si entras en la narración quedas atrapado hasta el final. Es la constatación de que nueve millones de dólares pueden conseguir un acabado final sin nada que envidiar a una gran superproducción.

Lo peor: Chandor nos escamotea la catarsis y funde a negro en el momento clave. Es duro, pero un gran final.

-Raquel Hernández-

CRÍTICA Jack Ryan: operación sombra

Un principio impactante nos prepara para un thriller de acción lleno de sorpresas, pues ¿quién no recuerda dónde estaba cuando sucedió el atentado que las Torres Gemelas de Nueva York? Fue sin duda una atrocidad que cambió el curso de la historia que nos es transmitida a través del protagonista de Jack Ryan: operación sombra: Chris Pine.

Dirigida por Kenneth Branagh y basada en una novela de Tom Clancy vemos cómo Jack se ve atrapado entre dos mundos: el normalizado y tranquilo mundo de Wall Street donde es un analista financiero brillante y el de agente secreto de la CIA. Previamente nos cuentan cómo Jack decide enrolarse en los marines de la armada estadounidense donde conoce a su jefe de la CIA interpretado por Kevin Costner que le ofrece ese trabajo tan difícil que no puede compartir con nadie, ni con su pareja Cathy Muller (Keira Knightley), que conoce en el mismo periodo en que es reclutado por la CIA y que antes de ser su novia, es su doctora de rehabilitación (en prácticas) después de haber sido gravemente herido en Afganistán.

Chris Pine y Kevin Costner en Jack Ryan: operación sombra

Centrándose en su personaje y en las cosas que le van pasando vamos conociendo su realidad y la gran responsabilidad que va adquiriendo al descubrir anomalías financieras de clientes rusos que él sospecha podrían poner en peligro de nuevo a su país pues determinadas actividades económicas podrían ser el germen de nuevos atentados terroristas.

Cuando menos te lo esperas te descubres con los ojos muy abiertos sin poder pestañear sufriendo junto con el protagonista de momentos que nos dejan en vilo pues Jack se ve envuelto en circunstancias en las que peligra su vida y aunque él quiera convencerse a sí mismo de que sólo es un analista es más que eso y tiene que darlo todo para salvarse y salvar todo lo que más le importa.

Chris Pine encarna a un perfecto Jack Ryan

Kenneth Branagh por su parte nos regala un papel que interpreta él mismo, de un malo de los de verdad, de esos que escucha música clásica, que abofetea a sus enfermeros (porque nos insinúan desde el principio que está enfermo) y tiene múltiples debilidades que serán su ruina y que vamos descubriendo poco a poco. Este MALO, malísimo nos es presentado enfocándolo desde detrás como si ni siquiera la cámara se atreviera a mirarle directamente, y aunque luego se desinfla un poco es verdad que impresiona y se disfruta bastante, por cierto su nombre Viktor Cherevin, ¿coincidencia que Branagh haya querido interpretar otro histriónico Víctor, que no distingue el bien del mal, como ya hiciera en su brillante: Frankenstein de Mary Shelley?... No creo.

Kenneth Branagh como Viktor Cheverin en Jack Ryan: operación sombra

A pesar de tener una temática patriótica (estadounidense) y de pecar de cierta ingenuidad algunas veces (por ejemplo aunque el sistema de seguridad de su cliente ruso es ultramoderno, la CIA siempre encuentra la manera de burlarlo) se nota la mano del director que sabe dar sentido a una historia impactante y comprensible. 

Lo bueno de que el peso de la película recaiga sobre el principal protagonista es que pasas a comprender cada cosa que hace y sus motivos para tomar las decisiones que toma aunque a veces no tenga tiempo ni de pestañear. Además es apoyado por la fuerza interpretativa de las personas que le rodean, Keira Knightley brilla con luz propia metiéndose en su personaje y adoptando papeles adicionales que permiten crear esa trama de engaños en la que, casi sin querer, se han visto envueltos.

Chris Pine y Keira Knightley comparten una peligrosa misión

En cierto modo esta historia humaniza a la famosa agencia de inteligencia estadounidense últimamente tan criticada por su exclusividad y secretismo, como curiosidad esta organización es tachada por muchos como colaboradora o cuando menos consentidora de los atentados con los que comienza la propia película, otros muchos piensan que eso es una locura porque precisamente su deber es defender a su país, no ponerlo en peligro. Este vasto mundo del espionaje es muy complejo y aquí nos muestran cómo Jack se ve precisamente rodeado de situaciones muy peligrosas incluso para alguien tan preparado como él.

Nota: 7,5

Te gustará si: te gustan la acción, el espionaje, las maquinaciones, las sorpresas y los detalles.

Dedicatoria: Mención y recuerdo a todos-as aquellos-as que hayan perdido su vida repentina y violentamente de forma injusta por culpa de ideales y/o intereses que escapan a la comprensión.

-Alicia Hernández-