English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

SANGRE, VÍSCERAS Y OTRAS PORQUERÍAS The Possession


Creo que estarán de acuerdo conmigo en que los sábados están hechos para romper con la rutina de la semana, es decir, hacemos planes, cosas que nos distraigan, nos diviertan, nos relacionamos con otros… En fin, cogemos fuerzas para empezar la próxima semana con ganas.

Pero… cuando todos los planes se van al traste, la cosa comienza a torcerse y ponerse fea… Imagínense: sábado noche, tres pardillos tapados con una mantita de punto frente al televisor dispuestos a ver una película. Si lo hubieran sabido, hubieran preferido prenderle fuego o tirarse de los padrastros hasta despellejarse.

El director danés Ole Bornedal (responsable de El vigilante nocturno y La sustituta) nos presenta este film sobre una posesión demoniaca con un ritmo excesivamente lento y sobre todo muy (y bien digo muy) predecible. El reparto en el que podemos encontrar a Jeffrey Dean Morgan (Anatomía de Grey y Sobrenatural), Kyra Sedgwick (The Closer), Madison Davenport (Numb3rs, CSI Nueva York) y Natasha Calis. Sus actuaciones son bastante aceptables, a destacar la de la niña poseída realizada por esta última. Aún así echaremos constantemente de menos a la endemoniada Regan y al aplicado en salvar su alma, el padre Karras.


La película nos sitúa frente a una familia que intenta volver a la normalidad tras el reciente divorcio de los progenitores, el padre, Clyde, ha dejado la residencia familiar y se ha mudado a una casa de nueva construcción, intentando aclimatarse a la nueva situación y también a su nuevo hogar, lleva a sus dos hijas a un mercadillo ambulante realizado en el vecindario. Allí su hija pequeña Em encuentra una antigua caja con extrañas inscripciones que aunque no parece tener ninguna utilidad, pues no puede abrirse, decide llevarse.

A medida que pasa más tiempo con la caja, el comportamiento de la pequeña Em va cambiando, se vuelve más introvertida, solitaria, incluso agresiva  y comienza a desarrollar una extraña adicción hacia la caja de la que no puede estar separada. Los padres de Em piensan que lo que le ocurre puede ser una reacción tardía al divorcio.


En un acto de desesperación para intentar que su hija vuelva a ser la de siempre, Clyde esconde la caja, y descubrirá que quizás lo que le ocurre a su hija no sea debido a su divorcio, sino a algo mucho más oscuro y peligroso.


Ante la incertidumbre de la nueva situación decide pedir ayuda a un rabino judío, que le informará que la caja posee un demonio en su interior, un dibbuk, al estar en contacto con Em ha entrado en su interior. Puede que ya sea demasiado tarde para salvarla.

Si tiene algún tipo de atractivo es puro engaño, la única escena que merece la pena es la inicial, que podemos ver a una señora relativamente mayor poseedora por aquel entonces de la caja, doblegada ante el poder de ésta.


Supuestamente basada en hechos reales, la  historia dice que hay una caja que se compró por Ebay con un anuncio que decía "Destruiría esta cosa sin pensármelo dos veces si no fuera porque ignoro completamente a lo que estaría exponiéndome...". Todos los propietarios, que han estado en contacto con la caja han comentado tener unas terribles pesadillas con una horrible anciana junto a la caja, y cuentan diversos fenómenos extraños que les ocurrieron mientras la tuvieron en su poder, como luces o incluso fuegos que se encendían de repente en el domicilio de uno de los poseedores de la caja.

Actualmente la caja está en posesión de Jason Haxton que dice no creer en la maldición y no haber sufrido ningún suceso paranormal.

¿Realidad o publicidad? Ustedes deciden, señores, ¡felices pesadillas!

-Gina V.-

1 comentario:

  1. Muy mala pelicula,tanto tanto y luego nada.

    ResponderEliminar